WIN

El pasado día 23 de octubre, la mayoría de los ciudadanos españoles, españolitos de clase media, media baja, trabajadores todos, en paro o en activo, asistimos con impotencia al pleno del Congreso de los Diputados en el que se debatían, y posteriormente se aprobaban, unos Presupuestos Generales que según el ministro Montoro, son los más sociales de la historia de la Democracia. Ahí es nada.

Habría que revisar en el neolenguaje de estos diputados del Partido Popular qué significa el término “sociales”. Quizás rescatar Cajas de Ahorro y Bancos hipotecando nuestra vejez, el futuro de nuestros hijos, nuestra salud y derechos sociales, tiene un significado raro en el cerebro pepero que traslada del córtex a la solitaria neurona todo esto y lo traduce por “presupuestos sociales”. Interesante tema de estudio de neurología, seguramente, pero carezco de conocimientos. ¿Algún médico en la sala?

En contrapartida, el mismo día 23 se consensuó a través de la Coordinadora 25s una convocatoria que bajo el lema “Empapela el Congreso” pretendía “empapelar con inteligencia colectiva” y propuestas ciudadanas en dos asambleas, los alrededores del paseo de los Diputados.

Una acción de protesta civil es, como poco, comprensible, lógica y justa. Asistimos casi indefensos a la aprobación de unos presupuestos encargados por la Troika y aprobados por un partido cuya mayoría absoluta le proporciona tapones en los oídos respecto a las enmiendas de otros grupos y la desesperación de la calle. Es absolutamente normal que exista una respuesta inmediata en unas calles que, como señaló Cayo Lara en el hemiciclo, el gobierno rocía con gasolina.

La acción se produjo, convocó a miles de personas y varios cientos de policías y terminó, sin incidentes, si bien con la tensión propia de tanta provocación de Robocops, armados hasta los tuétanos frente a unos civiles no sólo desarmados, también indefensos socialmente.

Y se aprobaron los presupuestos.

Ahora traslademos la acción a un ring de boxeo:

Tenemos a un lado del ring un púgil peso pesado, campeón de las elecciones, con mayoría absoluta de millones de votantes, sin rival en el hemiciclo, noqueando a sus rivales a golpe de decreto y a veces hasta con risitas y un espectacular “qué se jodan” si hace falta. Con dos cojones.

Al otro lado del ring, el púgil que quiere arrebatarle el título no es otro partido político (eso le parece al contrincante demasiado poco AntiSistema) sino una coordinadora anónima, campeona en la red de las siglas con cuadradillo y los trending tópic, máxima audiencia de streaming directo, con miles de ciudadanos desesperados y campeona en los cien metros lisos con porra detrás.

El supuesto contrincante, no le dura al PP ni un asalto. Es más, me temo que el campeón de las elecciones ha dado el puñetazo del KO sin mirar siquiera, un revés con mano de gigante, ignorando cual mosca cojonera del ring a la multitud congregada, aprobando los presupuestos con sus huevos toreros e ignorando, a la torera también, la inteligencia colectiva, las pancartas, las asambleas y la desesperación de algunos presentes.

Yo me pregunto si la coordinadora es consciente de su inferioridad absoluta respecto a ese gobierno al que pretende hacer dimitir en pleno a fuerza de sentadas, manos levantadas y asambleas al aire libre.

Porque el primer signo de inteligencia colectiva sería asumir esto, su inferioridad total y su imposibilidad, por tanto, en esas condiciones, de alcanzar objetivos, que al fin y al cabo es la verdadera victoria del púgil.

Y un siguiente signo de tal inteligencia sería ponerse en serio a entrenar. Porque este púgil carece de entrenador. Tiene fuerza, pero es una fuerza ciega, diluida en consensos que a veces conducen a astracanadas, una horizontalidad que acaba por ignorar criterios formados, e inclusividades capaces de hacer sentir a un señor como Enrique de Diego como uno más de la protesta, como Pedro por su casa, o como Pedro por su TL.

Porque ser horizontales, inclusivos y asamblearios no son puntos de fuerza del movimiento 25s. Estas cualidades demuestran, muy al contrario, que son sus talón de Aquiles.

Su falta de líderes es su falta de buenos “entrenadores”. Su falta de coherencia en el lenguaje político (ni de izquierdas ni de derechas, muy moderno pero Primo de Rivera ya lo dijo en 1934) es su falta de coordinación de movimientos en el ring. Su falta de rigor, que según qué convocatoria, y que nos lleva a temer que aparezcan los de España 2000 o una legión de Clowns, le hace malgastar fuerzas y energías y sobre todo credibilidad para en el combate.

Esto, en todo caso, podría ser un caso claro de Juan Palomo: ellos se lo guisan y ellos se lo comen. Si no te gusta no mires. Esas cosas. Y quizás nos lo podemos tomar así, dejar que se lo guisen y se lo coman, no darle más vueltas.

Lo malo es que por el camino, este púgil a veces cuestiona al que no participa en sus asambleas, dando por sentado que quien participa en ellas está luchando y quien no, se rasca el bolo en su casa. Lo malo es que hay una parte del discurso asumido por algunos, que desdeña la posibilidad de que dentro de la política pueda existir un púgil verdaderamente fuerte que tumbe al campeón.
Y lo peor, que después de ser aprobados los presupuestos más sociales de la Historia, leemos en la red expresiones triunfales bajo el hagstag #WIN en las que no se si el púgil, sabiéndose noqueado, se da ánimos a si mismo o si tal vez no hubiera comprendido que el campeón de las elecciones nos venció en el ring sin despeinarse y vamos, púgil y españolitos, todos camino al hospital en camilla.

¿Te ha gustado? Compártelo
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • RSS

10 comments

  1. Javier López dice:

    Probablemente se trata de que se les escapa la noción de que realmente pueden servir de fuerza “cohesionadora”… Da un poco de miedo pensar que les interesa o importa más incluir a todo el mundo sin que el mensaje llegue de verdad a quienes todavía no lo conocen y convenza a quienes todavía no se pronuncian al respecto. Que, en mi opinión, es o debería ser el objeto de este movimiento.

    Seamos realistas, quejas inofensivas son positivas, pero no nos llevan a ninguna parte. Y hacer manifestaciones de payasos y zombies no transmiten el mensaje de que este gobierno no hace lo que debería, cosa que todxs sabemos, y que es un buen momento para actuar en consecuencia. Que se salga a la calle y se les recuerde a los propietarios y banqueros y señoritos que, sin nosotrxs, no son nada.

  2. Javier López dice:

    Y por cierto, me alegro de que has abierto un blog. I look forward to new input. ;-)

  3. Lucía dice:

    Sólo tres palabras para que se actualice un poquito esta izquierda obsoleta: “Software Libre Constituyente”
    besis

  4. Don Ricardo dice:

    Doña, básicamente, estoy de acuerdo con su entrada… salvo por el final. Comparto, desde dentro del movimiento 25S las críticas y las advertencias que usted hace. Además, yo soy un marxista de la vieja escuela, creo en los partidos políticos, en el Partido, así con mayúscula -aunque ahora mismo no existe-, en la organización, en la necesidad de líderes, y el método asambleario me desespera. Pero me he alineado con el movimiento 25S por una razón: la democracia del 78 no da más de sí; creo quenunca lo ha dado. Y es la primera vez que un movimiento social en España ha dejado eso meridianamente claro no solo en la teoría, sino también en la forma de actuar, ignorando absolutamente a un estado al que no reconocen legitimidad. Eso es, para mí, un paso adelante. Es insuficiente, y en algunas de sus manifestaciones erróneo, desde luego. Pero ha dado el paso psicológico de colocarse fuera, y ese paso no lo ha dado ningún otro movimiento ni organización de la izquierda española. En el discurso, sí, en la teoría no. Pongo un ejemplo: el comportamiento patético de Cayo Lara e IU, que, con un manifiesto impecable, llaman a la rebelión contra el gobierno. Y para leer ese manifiesto se van a las puertas de La Moncloa y… ¡comunican la concentración a la Delegación del Gobierno!. Es inaudito y patético rebelarse con permiso de la autoridad gubernativa.

    Es evidente que ese paso psicológico por sí solo no vale nada, y sólo conduce a gritar, que el funcionamiento asambleario es paralizante, que la liderofobia es suicida… todo eso es cierto, pero quizás la aportación a la larga del movimiento 25S a todo esto sea tirar hacia fuera de organizaciones como IU.

    Y cuando hablo de estar fuera, no me refiero a no participar en las elecciones. Eso sería tan suicida como el funcionamiento asambleario. Me refiero a hacerlo desde fuera, a hacerlo con la actitud leninista de aprovechar todos los recursos que el sistema ponga en nuestra mano, pero desde fuera. ¿Alguien duda de que los partidos republicanos, en la última etapa de Alfonso XIII estaban fuera del sistema? Nadie. Sin embargo participaban en las elecciones.

    Por estos motivos, mi discrepancia con la última parte de su entrada: no se trata de encontrar dentro “un púgil verdaderamente fuerte que tumbe al campeón”. Se trata de encontrarle fuera, y permitirle que actúe dentro.

    Y ese púgil, lamentablemente, no existe.

  5. Encantado con tu nuevo espacio, y feliz de poder leerte también por aquí Palo :-))
    Como de costumbre completamente de acuerdo contigo, y más tratándose de este tema, en el cual te manejas mejor que yo.

    Sólo tengo una puntualización que hacer.

    Los Presupuestos Generales del Estado todavía no se aprobaron. Lo que se aprobó fue el inicio a trámite parlamentario del Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado. Es algo así como el incio a trámite del borrador, para presentar enmiendas a los PGE(ya rechazaron las enmiendas a la totalidad de todos los grupos de la Cámara Baja)
    Esto quiere decir que si estos PGE ya son una BASURA, ahora el PP, “silenciosamente”, hará enmiendas a sus propios PGE para introducir barbaridades de mayor calibre y que esta vez sí pasarán más desapercibidas. En resumen, estos PGE son muy malos, pero todavía le queda el trámite parlamentario para que sean peor.

    Un besín y ánimo con la web :-))

  6. Twistedpalo dice:

    Javier López, muy de acuerdo.
    Víctor, gracias por el apunte, pero casi empeora las cosas, jajaja
    Don Ricardo, mi crítica no es destructiva. Los movimientos ciudadanos son importantísimos y yo misma he ido entusiasmada a mil convocatorias… hasta que leí el manifiesto Rodea El Congreso y me quedé bizca. Apelar al pensamiento crítico para mejorar las cosas (es decir, optimizar resultados, es lo que yo entiendo por mejorar) es positivo. Yo tampoco soy infalible y no defiendo que mis objeciones y aportaciones sean lo mejorcito de la creme, son una crítica hecha desde una cierta formación y sentido común. Cada uno puede aportar las suyas, dicen que en las asambleas.
    Yo por si acaso, no me acerco, como no me acerco al congreso del PSOE a decirles cosas para mejorar, porque su actitud invita poco a la reflexión opinada y mucho a los arranques emocionales. Yo les empiezo a ver presos de un dogma de fe del cual yo no me siento partícipe. Se exige una fe y una asistencia a las asambleas absolutamente ridícula. Que pasa, que si no voy a una asamblea no se me oye? y si va un fachorro? qué tonterías… Y lo peor es que a la larga, o cambian esa postura o se irán restando apoyos.
    Respecto a IU y su “patético” comportamiento… no entiendo que lo califique asi y luego quieran “tirarade él”. En qué quedamos, son patéticos o les necesitamos? Ellos, y otras formaciones más pequeñas de izquierda, son nuestros aliados naturales. Les necesitamos y yo no solo celebro, sino que exijo, como votante, su participación en asambleas ciudadanas y /o otros actos de protesta que su tiempo les permita. Su labor, lo que yo y los votantes de izquierda esperamos de ellos es que escuchen y se involucren. Y, honestamente, creo que lo están haciendo, a título personal unos, y trabajando desde dentro, pero haciéndose eco, otros.
    Esto es una democracia. Si IU, EQUO, etc, tienen pocos votos, no pueden influir en el hemiciclo. Pueden pactar, abstenerse y hacer una pregunta al gobierno a la semana. Pueden hablar a un hemiciclo vacío. Yo creo en una alianza, y la alianza no se va a dar si por mucho que ellos se acerquen a los movimientos civles, se predica un mensaje antipolíticos y abstencionista. Entonces, nosotros mismos fagocitamos a nuestros aliados.
    Salud!

    • Javier López dice:

      La cosa es que IU no tiene tan “pocos” votos. Pero esos votos no se traducen de forma realista en escaños. Tampoco importa demasiado, claro, nuestro bipartidismo es más sólido que un ladrillo… e igual de adaptable.

  7. Comparto al cien por cien…La horizontalidad, el buen rollismo cuasi hippie y disperso, el “fundamentalismo” 15-emista… Ha sido un GRAN motor un revulsivo… pero ya acabó su tiempo y deben entrar en segunda fase..Organizativa, liderada politica e ideologicamente(hay que mojarse)y frente populista(sumando) Propuestas claras-clarisismas que lleguen a toda la poblacion y accion coordinada y disciplinada. Y asi el otro boxeador tendria en frente a un pugil al que temer por su fuerza y tamaño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *