Por qué voy a votar

suffragettes

Ay que viva, si, la abstención activa, el anarquismo y la defensa del voto como violencia prosistema.
Vamos que cada cual haga lo que quiera y como le parezca, que mi texto no pretende enmendar la plana ni ridiculizar otros enfoques ante unas elecciones sobre las que planea la abstención, por desgracia más pasiva por falta de interés que militante de la acracia.

Dicho lo cual, mi intención es votar en estas y (supongo) en las próximas elecciones por varias razones, pero sobre todo, por una muy sencilla: el abstencionismo no traerá más activismo sino que lo frenará en seco.

A ver, no se queden ustedes en la rotundidad de la afirmación: la causa de que aparezcan nuevas leyes que criminalicen la protesta no será, evidentemente, de la abstención, sino de los representantes del poder económico instalados en los escaños del PSOE y del PP, principalmente. Pero la abstención, tal y como se diseñó la ley electoral, no hace sino refrendar el porcentaje de poder de quienes queremos derrotar.
¿Cómo podemos cambiar eso? Desde luego no va a ser tampoco votando cada 4 años y viviendo la legislatura con los ojos cerrados, esperando a que “pase algo” que no va a pasar , porque los cambios no pasan, se conquistan, y se conquistan desde y por la calle y ahí están mis amigos del abstencionismo activo. Pero yo comienzo mi análisis a partir, no tanto del cómo podemos cambiar las cosas, sino a partir de cuándo va a ser imposible cambiarlas, y este cuándo lo marcan las agendas electorales, las victorias que lleven a ejemplares como Cañete o Valenciano a Europa, a hablar por nuestra boca, participando con sus mayorías en el gran juego de la Comunidad Económica Europea, que es la que manda aquí junto con el FMI.

Yo no quiero que Cañete y Valenciano representen con sus mayorías pírricas la voz de los españoles en un sitio donde se decide nuestro futuro, pues eso es lo que vamos a tener que comernos durante años todos, tanto el que se abstuvo como el que votó. Y es en esa desgracia colectiva donde si somos mayoría.

Que las órdenes de desahucio no provienen de un policía vestido de robocop y que te tira la puerta. Ese es el brazo ejecutor. Que no es el ministro de tal o cual el que recorta. Que eso y casi todo lo que hoy lloramos, se decide en Europa y estos, Valenciano y Cañete dicen que si a todo y que no a nada, al unísono en un 75% de las veces en la eurocámara.
No quiero respaldarles con un voto nulo, ni con un voto en blanco ni con mi abstención.
Yo no quiero regalarles nada a estos enemigos míos y de mi gente.

Entiendo que el voto, tal y como está planteado por nuestra legislación actual, no es lo mejor ni lo más justo ni lo más antisistema, pero es la posibilidad más real de tener algún tipo de voz dentro de los órganos de decisión y por tanto, de frenar el advenimiento del autoritarismo que estos dos socios bipartitos preparan, así como la ola prefascista que ya se respira en la vieja Europa.
La democracia (y la política) es mucho más que votar. Es participar en la calle, es pensar críticamente, es luchar por nuestros derechos.
Pero ni derechos, ni pensamiento, ni nada quedará en pie después de este Atila bipartidista.
No quiero tener miedo a decir lo que pienso.
No quiero que el activismo se persiga como un delito.
No podemos soportar que nos recorten más.
Por eso, y activamente, yo voto.

(En la imagen, sufragistas inglesas con máscaras, manifestándose en las calles, luchando por su derecho a votar, por que votar es un derecho, no una violencia prosistema, un derecho conseguido por el activismo político).

¿Te ha gustado? Compártelo
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • RSS

5 comments

  1. Pep-itu dice:

    Estoy en la misma tesitura que tu, el cuerpo me pide no votar y menos en las europeas, pero la realidad es que, el no hacerlo, es darles carta blanca a ellos.
    No votar, votar en blanco o nulo con las leyes actuales, no deja de ser tirar piedras a tu propio tejado, y la verdad prefiero tirárselas al suyo, igual si les caen muchas, el peso les hunde el chiringuito (la esperanza nunca hay que perderla).
    Aquí en las colonias catalanas parece que no habrá tanta abstención como en el resto, el hecho de querer irnos, apoyado tanto por los del sistema: CiU y ERC como la Izquierda clásica de IC mas las CUP que no se presentan (un error a mi entender, pero es lo que escogió la mayoría),ha motivado a bastante gente a ir a votar.
    Ya veremos que sale de todo esto, dado que el objetivo de muchos es mas bien utilizar a Europa para presionar al gobierno español y que este autorice el referéndum.
    De momento de los casi 180.000 catalanes que viven fuera del país solo han recibido menos de 10.000 la papeleta para votar por correo, y según parece del resto de españoles que hay fuera están en la misma situación. Y no es la primera vez que ocurre.
    A los que propugnan la abstención o el voto en blanco no les parece curioso este hecho?, que el propio gobierno no facilite el derecho a voto a sus ciudadanos desplazados?
    Estos del PP/PSOE solo hacen lo que les beneficia, el concepto de bien común es algo desconocido para ellos.

  2. Juan dice:

    Di que sí. Y tomando las palabras de Barbijaputa: “No olvides mañana ir a votar. No olvides a quién no votar”

    Un saludo.

  3. Pepe dice:

    Hola,

    El otro día en la peña salió este mismo tema.

    Hay muchas formas de lucha, pero formalmente se pueden reducir a dos, la política y la violencia o revolución.

    En la lucha política pudiera parecer que no es efectiva pues los que tienen los dineros no van a cederlos de forma pacífica. Ellos, los de los dineros, tienen en propiedad los medios de creación de opinión y en teoría jamás permitirán que gane alguien que perjudique al propio sistema. Siguiendo con este razonamiento votar es seguir el juego de la falsa democracia y dar legitimidad “democrática” al ganador (osea, los de los dineros)y por tanto la única lucha valida y transformadora de la realidad sería la violencia.

    En contraposición a esta opinión cabría decir que la lucha violenta puede funcionar bajo una serie de premisas. La violencia es el factor del inicio de una cadena de odios que no sabemos donde termina, por tanto, cuando se utilice esta vía de lucha, hay que ser muy conscientes de que no es el odio o la venganza de clase lo que se busca, sino el amor y la construcción de algo más justo. Otro de los requisitos para que esta vía funcione, es que haya una posibilidad real de ganar, es decir se deben de tener los medios adecuados para la lucha y sobre todo se deben de tener los apoyos de la gente adecuados. Sin embargo no son las circunstancia adecuadas las que se dan en Europa para usar esa vía, pues el sistema está muy bien blindado y con muy buenos recursos, y mientras se viva en una sociedad consumista (aun cuando el consumo esté basado en deuda)los apoyos de la gente a esta vía, van a ser insuficientes.

    Entonces, nos podríamos preguntar, ¿qué hacer si en todos los campos de lucha los de los dineros nos ganan? En la lucha violenta o revolucionaria, esperar a que se den las condiciones adecuadas pues sino no habrá triunfo, sino fracaso y sufrimiento. La violencia puede abrir nuevos cauces para la negociación política pero en circunstancias adecuadas. Y en la lucha política votar esperando el “milagro” del triunfo en condiciones muy desiguales entre el trabajo y el capital. Y digo “milagro” porque aunque la teoría nos dice que el triunfo es imposible, la práctica y la historia nos muestra que sí lo es. Porque ¿qué sentido tienen todos los golpes de estado a gobiernos del pueblo en todas las latitudes del planeta? El sentido es que el Trabajo puede en la practica tomar el poder por la vía política. Por tanto en la vía política, la lucha es muy muy desigual, pero no es imposible, y la historia nos lo muestra.

    Y bueno…. saludos después de toda esta parrafada…jjejeee

  4. Fernando Franco dice:

    Sensatez y cordura,resolver la apatia,dejacion,desidia de los mas que observan impasibles la demolicion de todo derecho,de los otros esa posicion comodona victimista antisistema de no sirve para nada.Claro que el sistema huele a podrido y apesta pero la abstencion fomenta el bipartidismo atroz,ramplon y vergonzante.
    Y recuerda: si no votas, no existes para los políticos. La abstención es una pistola de agua. El establishment sobrevivirá igual con un 50% o con un 70% de abstención.

Responder a Twistedpalo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *