Levantando el país

Dentro de un rato, una hora exactamente leo en mi ordenador, comienza la Huelga General del 14 de noviembre del 2012.
Una huelga que desde mi humilde rincón en twitter he difundido y apoyado sin ambages como el recurso reconocido en el artículo 28 de nuestra Constitución para defender los derechos de los trabajadores en nuestro país. Así de simple y así de difícil de entender para muchos. En un momento en que los derechos de los trabajadores, así como las condiciones contractuales bajo las cuales ejercemos nuestro trabajo, se han visto cercenados al amparo de la mayor crisis económica que haya conocido nuestra democracia, es lícito, lógico, legal, constitucional e inapelable el recurso de la huelga como modo de defender tales derechos y condiciones.
Parece extraño que sean algunos de estos trabajadores los que en momentos puntuales traten de rebatir a los que abogamos por utilizar este recurso con peregrinos argumentos del tipo: “tengo derecho a ir a trabajar”, “no es momento de huelgas sino de levantar el país” o ” yo no voy a una huelga convocada por los sindicatos”.

Una huelga ha de estar convocada por los sindicatos legalizados, según el mismo artículo de la Constitución vigente, dado que no se reconoce como lícita una huelga declarada de modo personal o por un organismo no reconocido y son esos sindicatos de trabajadores, asimismo, los organismos designados para negociar con el gobierno y el sindicato de la patronal.
El derecho al trabajo está reconocido ampliamente en el artículo 35 de la misma Constitución, como derecho a obtener un puesto de trabajo que el Estado debe garantizar promoviendo las condiciones adecuadas para que esto sea posible. Un artículo que se puede interpretar de muchas maneras, visto que este gobierno se ha preocupado de establecer una ley que regula muy buenas condiciones para el despido, pero no para obtener un puesto de trabajo y visto como algunos confunden este derecho con el derecho (inexistente) a ir a trabajar. Sencillamente, no existe tal derecho. Si existe, en cambio, el derecho a ser informados antes de acceder a nuestro puesto de trabajo en un día de huelga por un piquete, así como el trabajador puede solicitar anónimamente dicho piquete si conoce de antemano algún tipo de presión empresarial que le impida ejercer su derecho a huelga.
Comento todas estas cosas porque parece que a estas alturas de la historia de nuestra democracia muchos ni siquiera le han echado un vistazo a la Constitución que tanto se celebró y vitoreó tras 40 años de dictadura.

Dejando de lado las clases de párvulos democráticas, voy a por el tercer argumento: “no es momento de huelgas, sino de trabajar para levantar el país”. Aquí entra un poco de literatura sobre mi vida laboral personal para ilustrar porqué este aserto me parece perverso.

Llevo trabajando desde los diecisiete años. He trabajado en España y fuera de España como autónoma (ver post anterior) para diferentes empresas, no todas del mismo sector por avatares de la ruleta rusa de la vida laboral de un autónomo. Voy a ir a por las tres (grandes, muy GRANDES) empresas españolas con las que he tenido contrato de cierta duración suficiente como para establecer mi juicio:
La primera gran empresa, procedía de grandes capitales, pero era un “juguete”, un producto empresarial menor a través del cual ir blanqueando dinero de al menos dos de los socios de los tres que conformaban la sociedad según me he ido enterando después. Las formas soterradas eran tan amables y lícitas como las que pudiera tener Don Vito Corlene, si bien, hace unos días repasé el clásico de Ford Coppola y tengo la impresión de que el Padrino se habría escandalizado por la falta de honor de alguno de estos sujetos, respetables y en altos puestos de la vida social empresarial de nuestro país. Por supuesto, los trabajadores estábamos plenamente coaccionados para sindicarnos o establecer la más mínima protesta, de manera que si una nómina tenía un error y acudíamos a la jefa de personal a revisarla sabíamos que ese mes las pasaríamos canutas los que íbamos a reclamar. Hubo un momento en que la empresa comenzó a ir muy mal. Los dueños de la empresa habían hecho una estafita en Argentina que finalmente cristalizó en una enorme deuda y el juguetito empresarial se convirtió en una producto tóxico que les quemaba las manos. Los trabajadores, por supuesto, iban a trabajar sin cobrar, para levantar la empresa, y porque no les quedaba más remedio. Finalmente, la empresa les dejó tirados, ya no sin cobrar, sino sin derecho a paro, pues la empresa no había cotizado por sus empleados el gasto que se les retenía en concepto de Seguridad Social. Lo último que se es que dos de los tres socios de la empresa a la que me refiero están acusados de evasión de capitales.
La segunda gran empresa, lleva sin mover las tarifas de sus trabajadores autónomos desde hace veinte años. No solo esto, sino que además cada vez han ido exigiendo más y más horas de trabajo sin remunerar, de modo que lo que se hacía en cuatro días se reduce a uno, pero ahí nos han tenido, dando el callo para levantar la empresa, que por cierto, es la mayor empresa del país en propiedades inmobiliarias, la que menos dinero ha perdido con la crisis, pero, qué más da. Los autónomos y proveedores, sin sindicar, por supuesto, cada vez hemos ido trabajando más y ganando menos. La empresa ya está bien en lo alto, eso si, y sus dueños son multimillonarios.. pero que lástima que no se les caiga de porrazo y golpe la empresa sobre sus cabezas, al igual que se ha levantado sobre la humillación y el trabajo extra de tantas personas.
La tercera, una empresa a la que hemos dedicado muchos trabajadores autónomos miles de horas esfuerzo personal y trabajo incluso en plenas vacaciones, sin limite. A la empresa le va estupendamente, por cierto, la hemos levantado pero que bien levantada, no se podrán quejar. Y, bingo, si han pensado mal habrán acertado. Una vez levantada a la cúspide, la citada empresa no tiene escrúpulos en dar una patada donde haga falta a quienes han ayudado con su esfuerzo, en muchas ocasiones no remunerado, a que sea una líder en su sector. Total, para qué nos necesitan?

Ah si, les podría contar muchas cosas sobre levantar empresas con el trabajo y el esfuerzo de los trabajadores no sindicados que lejos de pensar en protegerse y defender su trabajo han creído que su deber estaba por encima de su derecho.
Por eso no me convencen, después de ver a varios de estos empresarios rapiñar sin escrúpulos mi esfuerzo.
Me parece bien que levantemos entre todos el país, que quede claro. Pero entre todos, no siendo humillados y vapuleados por unos pocos que se lo llevan crudo.
Porque mi país no se levanta por encima de mi cadáver ni por encima de mi dignidad.
Ya son las doce de la noche y paro de escribir.
HUELGA GENERAL!

¿Te ha gustado? Compártelo
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • RSS

19 comments

  1. patcolon dice:

    Me ha encantado Palo! (Aunque discrepemos en algunas “cosillas”),tengo muchas ganas de verte y no pares ehhh?. Te mereces lo mejor!
    Eres única! Venga animo!!!
    Aquí estamos para lo que haga falta!
    Yo tambien estoy cansada de que me vendan la burra. Estoy cansada de remar y callar. Este país necesita un cambio de arriba a abajo #14NRiseUp

  2. kiko84 dice:

    Y por qué no dices los nombres de esas empresas? Porque te lo acabas de inventar? Yo no sé tú, pero si no es ficción es que muy lista no eres, a mí me pasa eso y no duro ni dos dias en pedir el finiquito. Eso os pasa por aceptar cualquier curro, así van las cosas en este pais.

    • Twistedpalo dice:

      Tranquilo, que muy inteligente soy, lo suficiente para no decir esos nombres. Un abrazo y suerte, aunque con tu mala educación no te merezcas de mi ni una cosa ni otra.

  3. NVB dice:

    “el derecho a ser informados antes de acceder a nuestro puesto de trabajo en un día de huelga por un piquete” >> Informados te refieres a que me pinchen una rueda de mi camion como hoy? o a que te rajen la lona como a mi hermano?. Ahora tambien podria decir yo ‘peregrinos argumentos’ como los de: eso son grupos reducidos, esos son 4 radicales que nada tienen que ver con los sindicatos, etc.

    Gente como yo, no abogamos el DERECHO a trabajar, sino la VOLUNTAD de trabajar hoy.

    • Twistedpalo dice:

      Aún eres libre para seguir siendo un esclavo. Equivocarse es humano. Salud y suerte.

      • NVB dice:

        Tienes razon. En lugar de hacer lo que yo quiero hacer libremente, hare lo que me manda un sindicato, dejare mi camion en casa (la empresa que me contrata que se joda, que para eso me paga religiosamente y se lo merece), y me ire a dar una vuelta por el centro de mi ciudad con una banderita.

        Es mejor lo de salir todos a la calle, quemar contenedores, insultar a los policias (mientras trabajan), insultar y asi seguro que mañana todos los politicos se asustaran y se van del pais y seremos LIBRES! Yupi! Bueno y de paso los policias, que son malisimos de la muerte, que tambien desaparezcan. Viviremos en un pais de PM y seremos muy felices.

        (ironia modo OFF).

        Por cierto, no me has dicho nada sobre que hago con la rueda de mi camion y con la lona del de mi hermano.

        • Twistedpalo dice:

          Estoy en contra de actitudes violentas que no se produzcan en el ámbito de la legítima defensa, ya vengan de un piquetero o de un policía abriéndole la cabeza a un niño. En mi post no habrá leido un alegato a favor de esto. Romper una luna de un comercio o amedrentar y pinchar la rueda del camión de su hermano es de imbéciles y yo no pertenezco a ese bando.
          Lo dicho, salud y suerte. Y que su empresa siga siendo tan justa, que parece usted muy contento, y excepciones también las hay.

  4. Nachete dice:

    espectacular artículo que refleja a la perfección el problema principal del país…

  5. Debate sempiterno el de “tengo derecho a trabajar”, “no voy si la convocan Méndez y Toxo”, y otras tantas chaladuras dignas de cerebro mediocre que no quiere entender que luchamos por los trabajadores y trabajadoras.

    Luchamos justamente por la existencia de un empleo digno y bien remunerado para tod@s los españoles/as y no españoles/as que lo necesitan. Por unos derechos laborales sólidos y dignos de un país que tiene claro que forma parte del siglo XXI, y no un país de pandereta anclado en los tiempos previos a la revolución industrial y posteriormente sindical.
    Luchamos por que la brecha salarial entre hombres y mujeres desaparezca. Por la educación de nuestros hijos y hasta por la nuestra. Por una sanidad en la que no se nos vuelva a cobrar por atendernos, enyesarnos, diagnosticarnos, etc. Si esta gente que nos acusa de impedirles ir a trabajar, no entiende esto, entonces es que todavía no entienden en que mundo vivimos, y que sistema de ladrones lo viene a componer.

    A mí sí me perjudica que un posible compañero asista al trabajo por “miedo”, “derecho a trabajar”, y todas estas milongas. A mí sí me perjudica porque en el momento en el que decido salir a la calle a luchar por él, por los demás y por mí, el me da la espalda, el jefe nos mira con recelo a todos los que sí decidimos salir a la calle, y nos culpa, atiza el miedo interno, nos enfrenta, y crea división. Una vez hecho esto, el sistema vuelve a ganar. Con miedo y división se dirige a cualquier masa.

    Nuestra lucha en la calle por nuestros derechos nos beneficia a tod@s, incluido al esquirol que no quiso salir de su puesto de trabajo para participar de esta lucha. Mientras que con su negativa a luchar, a plantar cara al sistema, al desGobierno que nos daña con sus nefastas Reformas Laborales y recortes, fortalece a ese sistema y Gobierno que nos daña a todos sin ningún miramiento. Llevándonos a una depresión más profunda y a un mercado laboral todavía más precario.
    Si para evitar esto, tengo que impedir a un compañero que asista a su trabajo, -¡Querido compañero, hoy no trabajarás porque tu actitud nos perjudica a todos, y la nuestra nos beneficia a todos, empezando por ti!-

    Dicho esto, HUELGA GENERAL INDEFINIDA!!

    Un besín Paloma!! Y sigo enamorado de tu blog :-))

    • Twistedpalo dice:

      Hay que perder el miedo. El miedo es su arma. La falta de cultura y de información también. Por eso compraron tanto material antidisturbios al comienzo de la legislatura. Por eso gravan la cultura y eliminan la educación.
      Un beso, querido!

  6. Luis Fernando dice:

    Para su información, amplitud de conocimiento y de miras permitame indicarle que el trabajo,muy a su pesar, primero es un deber/obligación y después un derecho, le invoco el artículo 35 de la Carta Magna para que lo pueda leer con facilidad, “1. Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio […]” luego es un argumento de peso que alguien quiera ejercer su deber/obligación A TRABAJAR que es lo que se invoca, muy lejos de lo que Ud. define como el derecho (inexistente) a ir a trabajar.
    Por otro lado, por encima de los artículos 28.2 derecho huelga y 37.2 Medidas de Conflicto colectivo está el Art. 14 “Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.” este artículo evita entre otras muchas desigualdades que no vienen al caso, también que se puedan poner por encima señores de ciertas ideologías sobre otros que no las comparten, que ud. no quiere trabajar como medida de conflicto colectivo, ¡fabuloso! la ciudadanía respeta su decisión y las consecuencias de la misma ya que trabajar no solo es un derecho, sino también un deber como la Carta Magna define, pero respete al que cumple con ese deber, ya que a tenor del art. 14 anteriormente invocado y con preeminencia sobre otros, NO tiene el huelguista MAYOR LEGITIMIDAD en sus actos, que el no huelguista.
    Mi humilde opinión forjada en el conocimiento de la norma. Por tanto concluyo que todo su argumento es un puro desacierto, fundamentado en el desconocimiento.
    Por último indicarle que no le sigo ni su blog ni nada, relamente no sabía ni que existía hasta que por desgracia conocidos mios le han citado en compartir y divulgar este escrito suyo, donde una vez leído y examinado su contenido, tengo que decir que me los ha engañado y con las consecuencias que implica, claro. Como ellos más gente. Y como Ud, es la fuente,pues es mi obligación dirigirme a ésta para ampliarle miras. Salud y espero haberle aclarado la incongruencia de sus palabras.-

    • Twistedpalo dice:

      Hola
      En primer lugar, gracias por su actitud y su información.
      Un texto tiene tantas interpretaciones como lectores que lo puedan leer, ya sea la Constitución española o mi escrito en el presente blog. Por ponerle un ejemplo, usted me dice que me pone en copia el texto de la Carta Magna “para que lo pueda leer con facilidad” y yo lo puedo interpretar como una amabilidad o como una ofensa y que me está llamando idiota. Me lo tomo por la primera, pero es un ejemplo de cómo la interpretación de lo escrito también juega un papel en todo esto, así como recordar aquello de que quien hizo la ley hizo la trampa.
      Usted interpreta que el derecho al trabajo, que conlleva a su vez el deber de trabajar, se contrapone con el derecho a la huelga, siendo así, que me pregunto, entonces debe haber un error muy gordo en nuestra Constitución, que proclama un derecho en un artículo y el contrario en el siguiente. Yo lo interpreto como el deber de ser productivo y atender correctamente nuestro puesto de trabajo, que no se contrapone para nada a nuestro derecho a estar enfermos, de vacaciones o de huelga.
      He leido a gente decir que no se podían permitir perder un día de sueldo o que tenían miedo de represalias. En cambio, tengo que comentar que no he leido a casi nadie decir: “trabajo en una empresa estupenda, mis jefes son unos currantes y yo por solidaridad no dejo un día de trabajar porque se que les hago daño si paramos”. Esto que estoy describiendo y que no está recogido en ningún artículo de la Constitución se llama solidaridad humana, la cual no es un artículo constitucional sino una cualidad moral.
      Lo que si he oido y leido acerca de la solidaridad humana es a algunos trabajadores de buen nivel, pequeños empresarios y comerciantes que si, que ese día cerraban el chiringuito, por solidaridad con aquellos que han visto recortados sus derechos, sido expulsados de sus trabajos por medio de leyes antisociales.
      Hablo de solidaridad humana, por si este concepto lo entiende mejor que el concepto de conciencia de clase, que lo mismo le parece muy marxista, pero también yo soy buena gente y se lo explico: significa entender que todos aquellos que necesitamos del trabajo para sobrevivir día a día y que no poseemos patrimonio ni rentas formamos un colectivo dentro la sociedad al que se denomina trabajadores, obreros o precarios (acepciones hay muchas, dependiendo del momento histórico). Estas personas, que a lo mejor aún no se han visto afectadas directamente por los recortes, piensan, sin embargo, que como parte de un colectivo, se está perjudicando claramente sus derechos e intereses por mor de pagar una deuda financiera, cuyas pérdidas se han socializado, no así sus ganancias.
      En mi escrito no me habrá leído ni una sola palabra a favor de ejercer la violencia para imponer a los demás su decisión de no utilizar su derecho a huelga como legítima, democrática y constitucional manera de alcanzar pactos y convenios con el colectivo de la patronal, para eso están la información y los argumentos y el mío es mi escrito, al que hace referencia, y, además, esta misma contestación en la que ahondo en algunas reflexiones. Podemos elegir entre la solidaridad con su empresa o con el colectivo hacia el cual ciertas leyes van dirigidas para recortar sus derechos.
      Y ahora, efectivamente, usted y yo tenemos libertad para elegir si queremos amo o ser libres.
      Saludos

  7. Ana 666 dice:

    Bueno respecto al mal entendido por TWITTER,decia que no hay que dar explicaciones de ir o no ir a la huelga,todos tenemos derecho a decidir y que no nos insulten por ello.Yo he luchado siempre,no el dia que unos cuantos me impongan,y menos ahora que la poca credibilidad que me daban ahora es nula.Como siempre he sido muy batalladora todo el mundo me preguntaba y hasta me reprendia por no secundarla.Pues bien,estoy hasta el mismisimo moño de esta huelgas descafeinadas,esto no es una huelga ni es na.Hoy como si nada,todo normalidad.Hoy se discute sobre el consumo electrico,los contenedores quemados y cuantos cabian en una plaza,señores eso no define si ha sido un exito o no,¿se ha conseguido lo que se pretendia? evidentemente no,estamos como ayer,hace tres meses ,o hace dos años y quizas mejor que pasado mañana.Somos mas y si pasaramos a la accion como haciendo un paro indefinido hasta que les de la gana escucharnos la cosa cambiaria.Lo que pasa que tienen miedo deede dentro de esa gente que dice estar con los trabajadores a que hasta un giro o una tendencia a cambiar el sistema,y claro,eso no mola.Somos mas muchisimos mas como para dejarnos pisoterar de esta manera,este huelga y todas estas cosas dudo que llegue a inquietar mucho a nadie.Somos mas como decia,pero una masa dispersa,no somos unos,hemos perdido esa conciencia de clase que teniamos antes,y contra eso nada se puede hacer.Tenemos que cambiar conciencias,abrr los ojos y ver la cruda realidad,pero verla desde nuestro prisma,NO DEBERIAMOS PASAR POR EL HARO,ya esta bien.Cuando sepais lo que quereis,cuando veais que en este sistema solo manda el capital que es lo que mueve este mundo y hay que luchar contra eso,me llamais,voy la primera.Paso de gritar un dia y callar los siguientes,paso de luchar con gente que esta encantada con esta forma de vivir y solo quiere consumir tranquilamente,que esta bien,pero es lo que nos hunde.
    Un saludo a todos.

  8. Twistedpalo dice:

    Hola Ana.
    Me estás hablando como si yo fuera una sindicalista haciendo llamamientos: soy una persona trabajadora como tú y me gustaría ver mayor contundencia en estas huelgas, organizar paros de más días, pero sobre todo, organizar paros en colectivos que si son muy importantes como los operadores de sistemas informáticos o los controladores aéreos. Por qué digo todo esto? Porque el sistema capitalista descrito por Marx tiene mutaciones en la actualidad a tener muy en cuenta: existe otro opio del pueblo, que ya no es la religión, sino el consumismo, los trabajadores no están todos localizados en fábricas sino dispersos y desclasados y el capital se mueve también mediante sistemas informáticos.
    Esto quiere decir varias cosas:
    1- que las manifestaciones se acaban convirtiendo en el “espectáculo televisivo” que se consume a las 9 de la noche en el telediario.
    2-que los trabajadores, más dispersos porque ya no se trabaja en una fábrica de 2000 empleados que hay al lado de otra fábrica de otros 2000, están dispersos físicamente y también (debido al consumismo citado antes y la sociedad “a plazos”) tienen una conciencia muy descafeinada de pertenecer a una clase denominada “obrera” cuando van conduciendo su coche pagado con crédito. Con lo cual, un llamamiento a una huelga indefinida podría no tener un seguimiento tan masivo como creemos.
    3-la huelga general tiene un efecto muy relativo mientras no abarque también sectores más actuales como los sistemas informáticos. Un día de huelga NO paraliza que se sigan moviendo capitales porque se mueven mediante estos sistemas que el día de la huelga siguen funcionando con plena normalidad.

    Te recomiendo la lectura de un libro llamado La sociedad del espectáculo de Guy Debord en el que aparecen algunos de estos conceptos. Baudrillard también es muy interesnte, pero bastante más farragoso.

    Saludos

  9. Ana 666 dice:

    Sea como fuere esto no funciona y es un circo.Mas que trabajemos en perqueños negocios el problema es la poca o ninguna conciencia de clase y gracias a nuestros sistema educativo que nos ha enseñado a competir como vivoras y a ser mas que los demas.El fram sueño del trabajador es tener un adosado y un Audi,ser pequeños burgueses o por lo menos hacernoslo creer.Todo eso nos a llevado a tenernos cogidos por las pelotas.Somos presos del consumismo,nos han hecho creer que ciertas cosas nos eran necesarias.Calidad de vida y tal…en fin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *