El Público

Como componentes de una sociedad consumista, ¿quíenes somos? ¿Cómo somos vistos, analizados, tenidos en cuenta?
Somos estadística, bolita de un gráfico, consumidores, somos El público.

Este es el planteamiento inicial que Bruno Galindo (en Twitter @BrunoGalindo) nos presenta en el primer capítulo de su novela, El Público ( Editorial Lengua de Trapo).
Un planteamiento ya referido por otros autores filosóficos y que viene a explicar muchos porqués de las visicitudes que atravesamos los españoles en nuestros días.
Muchos, a diario, me preguntan, a través de mi perfil de Twitter, por qué no se arma una Revolución con todo lo que está sucediendo diariamente, represión, recortes e infamias. Cada día que un miembro de la OCDE dice que “los parados son unos vagos”, un cargo del PP que “las mujeres son como las leyes, para violarlas”, y el gobierno indulta a mossos torturadores y a evasores fiscales mientras se desahucian familias indefensas, nos están dando a los ciudadanos españoles un motivo tras otro para desear aprender a montar y disparar un fusil.

Pero no lo hacemos. ¿Por qué?

Mi teoría, podría verse muy reflejada en el primer capítulo de esta novela excelente: somos sujetos pasivos, consumidores manipulados, público de un espectáculo continuo que ha llegado a contaminar telediarios, periódicos e informativos. Nos conocen muy bien, nos llevan ventaja. Saben perfectamente cómo arreglárselas para convertir una protesta pacífica en un espectáculo de violencia en el telediario prime time, con nuestras cabezas abiertas por las porras antidisturbios, y como tal espectáculo, será consumido y posteriormente olvidado hasta la siguiente función. Saben cómo hacer para que una huelga de transporte (tren, aeropuertos, a punto de ser injustamente privatizados) se convierta en “una molestia para los viajeros que iniciaban sus vacaciones” con testimonios de airados turistas. Saben qué días se puede soltar una bomba y pasará desapercibida porque hay fútbol o estamos de puente.

Es la Era en el que capitalismo consumista ha transformado nuestras conciencias, de modo tan profundo, que apenas somos conscientes de que el papel que estamos jugando ya está predeterminado por otros: el domingo nos indignamos con Salvados y el lunes, en vez de ir a las puertas del Palacio de Invierno, vemos Tu Cara Me Suena. Es la Era descrita y anticipada por Debord y los filósofos situacionistas, que hablaban de una sociedad debilitada por la distracción permanente y el alejamiento de la realidad mediante el espectáculo. La Era en la que cada invierno, según el telediario, nieva o hace frío más que en los últimos 50 años.

No voy les voy a distraer más.
Lean a Debord.
Lean El Público.
Y reflexionen antes de actuar.

¿Te ha gustado? Compártelo
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • RSS

32 comments

  1. Luis dice:

    No estoy de acuerdo. El aguante es una característica genéticamente seleccionada, la historia está llena de ejemplos tan sangrantes como el nuestro. Sin embargo, tiene un límite tan fino que nadie sabe con qué minucia se traspasará: ¿el precio del té? ¿Un discurso de Obama en El Cairo? ¿Una mujer negra que no cede su asiento a un blanco? Por eso las revoluciones son imprevisibles. Porque empiezan por una minucia que rebosa el aguante, siempre estirado al máximo.

    • Twistedpalo dice:

      Creo que dentro de esta mecánica existe una posibilidad de fisura, claro. De hecho, si lee la novela El Público, tal fisura aparece. Y se aprovecha. Siempre aparecen los imprevistos y la innovación dentro del juego. Pero es bueno darnos cuenta de lo que está sucediendo. Cuanta mayor conciencia colectiva, más difícil se lo ponemos. De hecho, están planeando eliminar la Filosofía como asignatura en el bachillerato y en consecuencia, como estudios universitarios. ¿No le parece bastante significativo?
      Saludos.

      • Eloi dice:

        Es un buen enfoque, falto no obstante de la necesaria complejidad que envuelve el fenomeno. El desencadenar de las revoluciones, a mi entender, no se debe tanto a la precisión de los mecanismos de alienación y explotación del poder sino a la magnitud de los procesos de fragmentación social y la relación que se establece con respecto a la capacidad de los proyectos de la alternativa por saber narrarse de una manera cada vez más amplia, rica y consecuente.

        • Twistedpalo dice:

          Trato de hacer un simple clik, no pretendo avasallar con un estudio filosófico.
          Lea usted los nutritivos comments!
          Salud.

        • Boss dice:

          Algunas revoluciones más que desencadenarse “las desencadenan”, o alguien se ha creído lo del Líbano?

    • Don Ricardo dice:

      Ay, ojalá tenga usted razón. Eso significaría que aún hay solución…

  2. Luis dice:

    Tanto como volver a la religión obligatoria (o una alternativa).

  3. Julio O'Rourke dice:

    Gracias Paloma, muchas gracias por poner en tan pocas palabras y de manera tan concisa un concepto tan maquiavelico como es la enajenación total de la población. Pero el concepto no es nuevo, Erich Fromm en su obra “El corazón del hombre” ya afirmaba que el ser humano actual se caracteriza por su pasividad y se identifica con los valores del mercado porque el hombre se ha transformado a sí mismo en un bien de consumo. Salud y República.

    • Twistedpalo dice:

      Gracias, cada aportación es necesaria! Anotado.

    • Carlos dice:

      Para intentar evitar ser consumistas sin voluntad propia, deberíamos conciernarnos de lo que somos y hacia donde vamos y pasar a ser seres humanos y no estadísticas facilmente manipulables.

  4. Tito dice:

    Difícil de encarar este tema, ante todo porque estando lejos de España cualquier recomendación o sugerencia de mi parte puede parecer desubicada, no puedo pedir a nadie que haga lo que yo mismo no puedo hacer de momento. Habiendo hecho esta salvedad, me parece interesante el origen, tanto de este blog como el del post, Twitter, el nivel de conciencia, debate (y por momentos de peleas entre militantes de distintas corrientes, interpeladas en este post) y de lanzamiento de consignas hace parecer que la revolución está a la vuelta de la esquina, que solo falta un empujoncito o esa partícula de polvo que hace que el agua a 0ºC finalmente se congele.
    Pero si, como sugirió hace un tiempo otro twitero, se deja por 3 o 4 días la red, no se leen los periódicos “alternativos” y se evitan los centros de las principales ciudades la realidad es bien distinta, solo hace falta ir a un bar de barrio y escuchar las conversaciones, lo mismo en el transporte público, en el trabajo. Los tópicos son bien diferentes, sí, se putea a los políticos, a los banqueros, a los empresarios ladrones (sólo a esos, hay que aclarar)pero con un discurso aún pre-político, con esa indignación difusa que en ciertos sectores cuajó en una movilización difusa (tantas mareas, marean; tanto rodeo y ocupación sin resultados)pero que todavía no se articula en un discurso ideológico coherente, tan coherente como el hegemónico que bien describe paloma , tomando siempre la iniciativa y atacando por todos los frentes porque tienen bien claros sus intereses.
    Por eso sí daré un consejo, a la distancia que ya se hace más corta: leer, aprender, militar, organizarse, sumar, generar debates en la vida real, acercarse al vecino, no solo al que van a desahuciar (a ése desde luego, primero) colaborar y crear puentes con los que están de este lado pero aún no lo saben. Tal vez así se logre la masa crítica que necesita una revolución.

    Dejo dos links, uno es una reseña pero me pareció interesante ( no he leído el libro) y el otro es un artículo a tener en cuenta

    http://w2.bcn.cat/bcnmetropolis/arxiu/es/page5eb7.html?id=22&ui=594

    http://dedona.wordpress.com/2012/10/03/conceptos-republicanos-basicos-sociedad-civil-y-politica-y-republica-burguesa-vs-republicana/

    • Twistedpalo dice:

      Gracias Tito, este blog pretende eso, difundir y generar un debate a través del cual todos saquemos conclusiones constructivas basadas en el razonamiento crítico. Algo complicado en un lugar como Twitter, desde luego, donde todo se presta a malas interpretaciones, descontextualizaciones y frases tajantes.
      Cuanto mayor sea nuestra instrucción más rápido avanzaremos y hacia objetivos más claros. A veces la acción irreflexiva puede cabar conduciendo a situaciones muy distintas a lo que pretendíamos generar. El discurso tiene que ser impecable y muy bien articulado. QUE NO NOS DEN GATO POR LIEBRE, involución por revolución.
      Salud!

  5. @DabitxoPiston dice:

    Un bonito blog, doña. Me están dando ganas de endrogar a Don Ricardo para convencerle que me haga uno parecido. Cuando vuelva de la compra pre.puente espero tener energías para hacer una crítica absolutamente destructiva. Unabrazo, doña Uxue.

  6. @Dabi dice:

    1.-DE ESPECTÁCULOS Y DE DESMEMORIAS.
    Primer acto: Departamento del sector público, día, nublado…
    -FUNCIONARIA 1: ¿Ya han dicho en el Diario lo que nos van a descontar del sueldo?…
    -FUNCIONARIA 2: ¿Ya han dicho en el Diario si nos van a quitar la extraaaa…? (eco dramático)
    -FUNCIONARIA 3: ¿YA HAN DICHOOOOOOOOOooooo… ? (su pregunta se pierde en el eco)…
    Segundo acto:
    EVENTUAL PETARDO: Muy buenas, yo mañana hago huelga, ¿Alguien se anima?
    FUNCIONARIAS 1, 2 Y 3: Silencio…
    Tercer acto: DÍA SIGUIENTE, SOL,INTERIOR, EVENTUAL PETARDO Y EVENTUAL SEMIPETARDA.
    – EVENTUAL PETARDO: ¿Viniste ayer?
    – EVENTUAL SEMIPETARDA: Sí, qué remedio.
    – EVENTUAL PETARDO: Bueno, tú sabrás, había huelga. Qué hicieron laa FUNCIONARIAS 1, 2 Y 3?
    – EVENTUAL SEMIPETARDA: Vinieron a currar.
    – EVENTUAL PETARDO: Me lo imaginaba
    (Mientras se escuha esta conversación se oye de fondo a las FUNCIONARIAS 1,2 y 3 penando por los los derechos perdidos). FIN

    Pues bien, esta tontada de microobra teatral la he vivido yo los últimos cuatro meses. Me he hartado de ser el que informabaa los compas de que en cada sesión de Gobierno foral nuestra particular lideresa nos iba comiendo el camino, sin prisa pero sin pausa. Sueldo, paga extra, horario y condiciones laborales, se iban yendo por el sumidero y la “gente” lo observaba como en un “documental de la 2″ A mí me alucinaba el tema: nos vana quitar losderecho pero la gente lopregunta como quien pregunta sobre una oferta del super ¿¿¿¿???? Esto es la Sociedad del Espectáculo.

    2.- ¿Debord un visionario? NOOOOOOO, en la Francia de los años 60 simplemente se veía claro. Cuando los agricultores, ganaderos, obreros de la industria y amas de casa hacían caso a la estrella del momento (Sí, queridos niños, el Sálvame ya existía entonces)la base de la Sociedad del espectáculo ejercía su labor.

    3. La Revolución. Hace ya unos años el Grandísimo (yo es que para esas cosas soy superlativo)Piotr Sztompka dijo algo muy claro: Si hay algo que defina a una revolución es la imposibilidad de predecirla http://html.rincondelvago.com/teoria-del-cambio-social-de-sztompka.html
    ¿Qué haremos? No lo sé
    ¿Dónde nos encontraremos? Tampoco

    Pero una cosa tengo clara, y es que en pocos meses he visto cambiar radicalmente este país… y sus gentes se lo mwerecen.
    Un abrazo, doña Uxue, un abrazo, don Ricardo

    • Twistedpalo dice:

      Comentarios que mejoran mi post! esto es lo que yo busco!

      • @DabitxoPiston dice:

        ^^^Pues ahí va, con mucho gusto

        • Tito dice:

          Es muy cierto el cambio del que hablas, y bastante rápido, acorde a la violencia y velocidad del avance de los usurpadores del gobierno en destruir el tibio estado de bienestar. En Argentina tomó una década caer en la cuenta de lo que nos habían hecho, fué salvaje pero mas lento y matizado, no llegaron a privatizar la sanidad pública, la vaciaron y pauperizaron, y no pudieron privatizar la educación pública, demasiados años de ser beneficiarios y demasiada conciencia de su valor en quienes la defendieron lo impidió. Pero la idealización del que se vayan todos supuestamente espontáneo es muy peligrosa, no se fue nadie, el cambio lo asumieron y fogonearon los peores, y aún estan aquí, dirigiendo. Por eso la obligación de ser lo más lúcidos posibles y de tener una estrategia y unas tácticas acordes a los objetivos de mas justicia, igualdad y libertad.

          Saludos a todos, que buen post y comentarios

          • Twistedpalo dice:

            Lea usted el libro de Bruno, que además es de origen argentino. Le aviso cuando lo promocionen en su tierra. Le gustará.

        • Don Ricardo dice:

          Caramba, son ustedes unos pesados, y me están haciendo crecer la cola de lecturas. Con el poco tiempo que tengo…

  7. Alanthano dice:

    Con tu permiso me gustaría recomendar algunos libros para quien quiera profundizar sobre el tema de la pasividad y la manipulación a la que está sometida la sociedad moderna. Por desgracia, no es nada nuevo y muchos autores ya hablaron de ello a principios y mediados del siglo XX, y aunque el sistema se ha sofisticado mucho desde entonces, su lectura no deja de ser actual y de mucha ayuda para entender el mundo en el que nos encontramos ahora. Esas obras son las siguientes:

    La sociedad de consumo (Jean Baudrillard)

    El miedo a la libertad (Eric Fromm)

    El hombre unidimensional (Herbert Marcuse)

    • Twistedpalo dice:

      He leído con entusiasmo a Baudrillard. Anotado el resto de autores. Y de nuevo reitero, feliz de leerte y compartir reflexiones.

  8. Sergio dice:

    Muy interesante este post y el debate que ha generado.

    Ayer por la noche recuperé la lectura de algunos artículos de un sociólogo español bastante subversivo en su visión política, y que salvo los que han merodeado o se han implicado en esta disciplina, pocos conocen. Hablo de Jesús Ibáñez. Copio un fragmento de uno de sus artículos que creo que tiene relación con este post.

    ‘Para que un poder se perpetúe es necesario que las bases que lo soportan sean confinadas en lo imaginario, de ahí la inducción a la droga, desde el poder, para que, ocupado cada uno en moldear su paraíso en la materia de los sueños, no intentemos excavar entre todos en la realidad un paraíso colectivo’.

    ‘Un poder es más estable cuanto más rígidamente están distribuidos (de un lado los ejecutivos eficaces y del otro los utópicos soñadores) Lo real y lo imaginario’. Jesús Ibáñez.

    Durante muchas décadas la izquierda vive instalada en el imaginario, una revolución normalmente mirando al pasado. Durante muchas décadas los ciudadanos se han entregado a un imaginario construido por el capitalismo de consumo. La publicidad (nueva religión), las estrellas televisivas, los mitos deportivos. Los flautistas o cantos de sirena del capitalismo de consumo.

    Esto es de Jesús Ibáñez también; ‘huimos de la realidad en vez de enfrentarnos con la realidad desde la realidad. Tenemos que empezar a elegir entre realidad y los sueños (elección que no tiene por qué ser excluyente, puede ser inclusiva pero articulando los dos planos. Desencantados por la realidad , decimos,”paren el mundo que me quiero apear”, o decimos, “la imaginación al poder”. Pero nadie puede apearse del mundo (nadie puede saltar por encima de su sombra) y la imaginación siempre estuvo en el poder’.

    Pero a mí parecer, el capitalismo está abandonando su fase de consumo para pasar a una fase de autoaniquilación. Es el momento de volver a la realidad y desde la realidad construir una alternativa entre todos y todas. Los cantos de sirena, los flautistas ya no encantan, porque la gente ya no puede soñar.

    • Twistedpalo dice:

      Este blog egoísta, en el que mis seguidores me enseñan cosas en cada respuesta. GRACIAS! Ese espectacular.

  9. Don Mitxel dice:

    Aparte de lo ya comentado, a mí es que me da mucha pereza hacer la revolución. tienes que discutir con señores muy serios y muy aburridos, con lo cual te vuelves serio y aburrido.
    Y si la cosa triunfa pues te salen países grises, de gentes serias y aburridas, que a las primeras de cambio quieren saltar el muro para ver los colorines, porque los colorines son bonitos, y si no me creen fíjense cómo ninguna máquina tragaperras es gris.
    Al final, a nada que consultemos a nuestros conmilitones revolucionarios, verán que la peña opta por lo gris en épocas de vacas negras, y por el colorín en época de vacas blancas.
    Yo, sin embargo, como vivo padeciendo la marginación del resto del mundo que me la tiene jurada, sigo pensando lo mismo: que más que cambiar de amo, mejor sería dejar de ser perro.
    Pero no me hagan caso, me encanta perder por goleada.

  10. asperger dice:

    Conozco la sociedad del espectáculo de Guy Debord pero aún estando de acuerdo con él en parte, su tono vanguardista, determinista, demagogo y algo totalitario tan propio de cierta izquierda pseudoiluminada me chirria bastante…De hecho ese librillo parece un catecismo ideológico y asumirlo sin matizes sería otro ejercicio de “alienación”..

    Una forma habitual de “alienarse” en los movimientos sociales es usar el capitalismo cómo un chivo expiatorio para evitar reconocer los errores propios de comunicación..Si la izquierda no se une ni convence no es por un problema de falta de inclusión y de exceso de identidades irredentas que nunca se reconocen..NOOO, es problema de la “gente”, que está muy aborregada por la “tele”, te dice alguién con un porrito en la boca ó ahogando con el puto cigarrito al que tiene al lado y que habitualmente no tiene ni idea de los que es “el escarabajo verde” ó “la aventura del saber”..Y lo siento, pero éste es el nivelazo habitual que hay en Madrid: La coherencia no suele existir y demagogia everywhere..Y de eso la culpa no es del capitalismo ni del espectáculo, más bien es de uno mismo.

    Los medios de comunicación pueden condicionar (cómo tantos otros factores),nunca determinar. Y desde luego la falta de eficacia para convencer y aunar de la izquierda, sólo es culpa de ella misma,de su falta de inteligencia, de su precariedad, de la ausencia de autocrítica, de la falta de coherencia personal, del exceso de identidad, de discursos demagogos que aburren a las ovejas ó que no se enienden (que si escribir con “x”, que si hablar en femenino guay), de mirarse extasiado el ombligo una y otra vez, etc..Así que a lo mejor el espectaculo ayuda, pero el problema son los egos y la falta de inteligencia política principalmente.. Y sobre el tema de los egos, la “alienación” no la invento el capitalismo, simplemente la supo explotar, ya que es propia de la naturaleza del ser humano..Hace miles de años los yoguis de la India ya dejaron escrito que la mente tiende a dispersarse y de ahi la dificultad inherente de dejarla en blanco (probad, probad)..

    El 15m inicio una renovación, pero creo que ésta fue fagocitada por los viejos lugareños con sus viejas retóricas de resistencia que se negaban a desmontar aquello, creyendo en asambleas mágicas…Ahora parece que la necesidad de unión se vuelve a percibir, a ver que pasa..Hay que concienciarse que tal vez (sólo tal vez) estemos iniciando una transición hacía algún lado, pero los cambios profundos son generacionales. Yo estoy convencido de que no voy a ver nacer una nueva sociedad ó régimen (salvo que ocurra algún tipo de conflicto armado, claro). Pero estaré ahí a ver si sucede igualmente.

    Tenía más cosas que decir pero me las encontré mejor escritas por ahí arriba.. Salud

    • Twistedpalo dice:

      Curioso nombre, Asperger…
      Al grano, no es la intención del blog “echar la culpa” a nadie ni a nada. Creo profundamente que un mayor conocimiento conduce a posibilidades de futuro mejores y pretendo crear un ágora virtual donde gente como tú y los que aquí comentan, hablen en pantuflas pero con pensamiento crítico. Si te fijas, mi post es muy sencillo porque pretende hacer un simple click en la mente de muchos, no avasallar con un estudio sobre Filosofía moderna. Ese sencillo click puede ser el comienzo, de hecho, suele ser el comienzo, como lo fue en su día el 15m.
      Confieso que el fascismo me aterroriza. Y no conozco nada mejor para combatir un discurso simple y emocional (aunque sus emisores no lo sean, suele ser el mejor arma del fascismo) que dando la oportunidad de formar conciencias. Ojalá mi blog o blogs de este corte, llegaran a millones.
      Internet puede ser un espacio de intercambio de conocimientos idóneo.
      Gracias por venir. Siempre bienvenido.

  11. Creo que de lo que hablamos todxs es de gotas. De gotas que se nos van acumulando en el tejado, tensando la tela. De gotas que a unxs les caen en un hombro y a otrxs en mitad de la cabeza. De gotas que, poco a poco, van colmando el vaso de la pasividad, porque, como bien decís algunxs en los comentarios, las Revoluciones se piensan pero no se deciden, la masa crítica es un concepto no numerario y que como tal no es cuantificable, ni en tiempo ni en ganas. Aunque tiempo ya llevamos aguantándonos las ganas.
    Hay personas que se quejan, hay otras que actúan. Solo se necesita que las unas y las otras se conviertan en las mismas y dejemos de criticarnos entre nosotrxs.
    Citáis escritores y hechos del pasado, la Historia siempre se repite, las ideas varían poco, especialmente las revolucionarias. Qué nos sucede entonces para repetir cadencialmente los mismos errores? Creo que ese es uo de los cliks que debemos hacer: comprender el porqué de nuestra regresión a la estupided humana universal, descubrir dónde radican la codicia, la deshumanización que, cíclicamente nos atormenta.
    No creo que sea un asunto político ni ideológico, más bien creo que se trata de un asunto personal: un tema de almas, de cómo dejamos de cuidar lxs unxs de lxs otrxs y empezamos a regodearnos en nuestros ombligos.
    Demagogia pura, palabras cien veces dichas y escuchadas. La madre de todos los corderos para muchxs. Porque hasta que no dejemos de pensar que es el Sistema el que debe cambiar y no re-aprendamos que el Sistema (CUALQUIER sistema) está formado por millones de partes interconectadas e interdependientes, todo cambio será de maquillaje, no de verdad.
    La solución no está en cambiar lo que hay fuera si no lo que hay dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *