Be water, my friend

Pablo-Iglesias-Turrion-la-Tuerka

Hay un libro absolutamente recomendable y muy pertinente en los tiempos que corren. Se llama La sociedad del espectáculo y fue escrito por Guy Debord a finales de los años 60.
Debord, y la corriente filosófica situacionista, dibuja una sociedad moderna en la que las cosas no “son”, sino que “parecen” y donde el espectáculo (televisivo, por ejemplo) se vende como una mercancía que suplanta la realidad.
El espectador cree estar participando en algo por el mero hecho de contemplar pasivamente, y dicha pasividad sustituye la necesaria acción para el cambio.
Podríamos aplicar toda esta filosofía a casos como los muy actuales programas de Jordi Evole en La Sexta: el espectador se indigna con los reportajes y los olvida al día siguiente, aunque queda la impresión de haber hecho algo al respecto de la injusticia relatada. El programa es una mercancía que se vende a un target, el público indignado. La realidad es que la gente indignada en su casa viendo la tele tiene mucho menos efecto social que si se indignaran en las calles.

Yo no tengo remota idea de si el dueño de La Sexta, Jose Manuel Lara, ha llegado alguna vez a hilar tan fino o a leerse a Debord.

Lara, un señor que no llega a ver claro que Urdangarín haya cometido un delito, es presidente del grupo Planeta y del “prestigioso” periódico La Razón, y quien ha dado bola ininterrumpida aL líder de Podemos, Pablo Iglesias, en sus tertulias de La Sexta.

¿Qué pretendía el señor Jose Manuel Lara dando espacio televisivo al profesor izquierdoso con coleta que se augura como el líder más influyente de la alternativa de izquierdas? Algunos detractores de Podemos sugieren que bien podría ser una estrategia del empresario para neutralizar el ascenso de Izquierda Unida, al dar horas de televisión y popularidad al señor Iglesias Turrión, quien, al final, serviría a sus verdaderos “amos”, el poder empresarial que le dio espacio en sus tvs privadas.

La teoría hace algunas aguas: Izquierda Unida no iba a subir tan espectacularmente, ni Cayo Lara es un jinete del Apocalipsis Obrero.
Don Cayo, un político lo bastante razonable como para lidiar con las tensiones internas de su propio partido, e Izquierda Unida, una formación acostumbrada al pacto, muy probablemente no iban a plantear problemas tan severos al bipartidismo quedando (nuevamente) en un tercer puesto como auguraban incluso las más optimistas encuestas.
Como mucho, se iban a plantear escenarios incómodos, con pactos más ajustados, que tal vez podrían solucionar con algún proyecto de ley que volviera a atar las manos a la formación, eterna tercera en liza.

La pregunta es: ¿en qué momento se fue toda esta historia de las manos y el señor Iglesias (alias Pablemos, en alusión a su pretendido egocentrismo) pasó de ser el tertuliano líder de audiencia, a ser un político líder de masas?

Que el asunto se ha ido de las manos a sus mentores parece obvio desde el momento en que la caverna de la derecha lanza todo tipo de misiles a la nueva formación tras su sorprendente y vertiginosa entrada en la política con cinco escaños en las europeas, utilizando incluso a los mass media, que han llegado a señalar a Pablo calumniándole falsamente como filoetarra para desprestigiarle.

Si Podemos hubiera logrado un solo escaño en las europeas, podríamos hablar de un fenómeno que fragmenta un poco más la ya fragmentada izquierda española. Entonces si, sería más plausible sospechar que la derecha empresarial maquiavélica habría triunfado en sus oscuros objetivos. Pero el asunto es que los del circulito obtuvieron cinco escaños, y el entusiasmo de muchísima gente (muchos de ellos, abstencionistas a los que Iu nunca pudo convencer) que asegura que les votará en las próximas municipales, lo que augura un ascenso tan meteórico en pocos meses que les amenaza, incluso, de morir de éxito.

Una de las claves de este éxito es, sin duda, Pablo Iglesias y el modo espectacular en el que éste se argumenta en los debates de televisión.
Pablo Iglesias se maneja como un verdadero maestro de la dialéctica televisiva en ese contexto: nunca entra a ningún trapo del contrincante, siempre está tranquilo y siempre deja al de enfrente irritado, delatado y fuera de sus casillas. Cuanto más cavernario es el oponente, más se luce dialécticamente sin despeinarse y mayor sensación de triunfo deja en el telespectador.

Pura Sociedad del Espectáculo.
PERO.

La televisión, ese medio que aliena, que, como Debord argumenta, ofrece espectáculos como mercancías que sustituyen a la realidad (la indignación del espectador por encima de la organización revolucionaria, la representación del debate político en lugar de la política real) ha resultado, en este caso, hacer realidad lo pretendido, lo representado en las tertulias y Pablo y su formación han replanteado el escenario político: el Psoe ha convocado primarias de urgencia para elegir otro líder, Iu ha dado paso a los líderes jóvenes y el Pp está tan asustado que se plantea reformar la ley electoral cara a las municipales.
Ha sido todo un revulsivo del panorama político español con el mando a distancia.

Uno de los mayores contrincantes de Iglesias en los platós, Francisco Marhuenda, director de La Razón, se pregunta:
“¿Quién le apoya y quién lo permitió? Nadie le conocía hace un año y se ha convertido en el rojeras más mediático del país ¿Va a seguir en los platós noche tras noche para incrementar votos? Es fuerte y merece una profunda reflexión”.

Yo me pregunto y reflexiono si, como algunos sostienen, es el señor Jose Manuel Lara el que está jugando una carta para evitar el ascenso de la izquierda convencional, o si más bien ha sido ese profesor egocéntrico y con coleta, el que ha actuado como lo hace con sus contrincantes televisivos, utilizando la fuerza del oponente, la plataforma televisiva del empresario, para crecerse y vencerle, utilizar lo representado para alcanzar la realidad.

Bruce Lee:
“Vacía tu mente, libérate de las formas. Como el agua. Pon agua en una botella y será la botella. Ponla en una tetera y será la tetera. El agua puede fluir o puede golpear. Sé agua, amigo.”

Se espectáculo.
Qué diría Debord de todo esto.

¿Te ha gustado? Compártelo
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • RSS

22 comments

  1. Pablo Fernandez Garcia dice:

    Que la poblacion esta al limite despues de esta crisis que ya dura lo suyo y sangrado por estas politicas que se han merendado de un plumazo derechos sociales tan dura y largamente adquiridos;y,hartos de ver que PSOE-PP estaban en una opcion inmobilista y contentos con ese bipartidismo,aparecio este hombre y les abrio los ojos con un discurso facil y directo. Se han ilusionado y en verdad creido el si, podemos;y ciertamente han hecho daño, puesto que el PP ha puesto todos sus medios y maquinaria en marcha para desprestigiar a este hombre y su formacion

  2. Pablo Fernandez Garcia dice:

    No se si el sr. de Lara se ha equivocado dando minutos tv al sr. Iglesias pero en un sistema “democratico” seria de recibo que los tubiera en la TV publica. Si como dicen en el PP no es adversario ya que no tiene ni el 10% de sus votos parece que es mas que un grano en el culo.Esperemos que no haya sido un voto de castigo en clave europea y si haya un cambio de tendencia en la forma de hacer politica y aplicarla por y para el pueblo alejado de ese bipartidismo caduco que se ha visto que no funciona para la mayoria. Digase con la irrupvion de este partido o con otros, pero que se acabe ya el choriceo y el todo vale para enriquecerse a cuenta de la politica y Juanpueblo tan extendido en este estado.Movilizaran toda la maquinaria pero ojala que si sepueda.

  3. Tzarak dice:

    Considero que le atribuyes unas cualidades maquiavélicas a Lara fuera de sus posibilidades. El listo era el padre, este es el heredero.
    Por lo demás muy bien el post.

  4. josejazz dice:

    La botella o la tetera son la sociedad española. Es un tipo hecho a medida de lo que somos. Triste pero muy real. Enhorabuena por el post.

    • Anónimo dice:

      Yo no lo veo así; la tetera o la botella es la estrategia comunicativa de podemos, el agua son las ideas, las reformas, el verdadero proyecto político. Gran artículo Palo.

  5. Don Ricardo dice:

    Este es, sin duda, el mejor análisis sobre la figura de Pablo Iglesias que he leído hasta la fecha.

    ¡Enhorabuena, prima!

  6. Jesús dice:

    Es más sencillo que todo eso, son programas en prime time de debate (al estilo actual: gritos, interrupciones, insultos, tensiones, etc.) donde el enfrentamiento da más audiencia, ni más ni menos que por sigue saliendo en la tele y Lara y demás no lo quitan. Un empresario sólo quiere ganar dinero y un empresario de la comunicación, en este caso TV, gana más dinero con más audiencia (más anunciantes, más puede cobrar por segundos de un anuncio, etc.).

  7. Jaume Ribas dice:

    Me gustaría aportar una reflexión del propio Pablo Iglesias, que habla del espectáculo, de los mineros y de algunos temas que pueden ser interesantes para analizar todo este fenómeno. A partir del minuto 47.34.

    http://youtu.be/FBKtYUtjM40?t=47m34s

  8. Oskar Calvo dice:

    En realidad ya lo dijo Pablo Iglesias en una charla/curso que dió durante el turno de preguntas.

    Se le planteaba porque no utilizaba una retórica más cercana a la que suelen usar los marxistas/comunistas, tratanto temas de economía, utilizando terminos económicos, sociológicos, etc. que la gente por norma no entienden.

    Y el respondió que el mensaje tiene que adecuarse al receptor, para que este lo entienda, y utilizar todas las plataformas posibles para difundirlos.

    Y esto me lleva a lo que me dijo una vez un gran amigo un día “Lo mejor de Lula es que ha sabido estar en el FMI y a la vez en el foro de economía alternativa”.

    Pablo utiliza los medias de masa para difundir el mensaje de Podemos. Tocaré ver que pasa si llega al poder.

  9. Violeta dice:

    Para una vez que alguien de izquierdas arrastra votos con la ayuda de cierta brillantez hay que ponerlo a parir, desde la derecha y desde la izquierda. Izquierda Unida tiene un techo de votos que no ha logrado superar en todos los años que llevamos de sufragio universal.Podemos ha conseguido muchísimos votos de gente potencialmente abstencionista, y eso es un mérito.No nos engañemos: un líder mediocre o con un discurso pobre y una dialéctica poco brillante y/o muy manida conseguirá que le voten los asíduos, pero poco más.. Yo he sido siempre votante de IU, pero me doy cuenta de que no rompen el techo de voto, y sus líderes tienen algo que ver. Vivimos en la sociedad de las redes,de la imagen,y yo qué sé de cuantas distintas formas de entender la comunicación,y si no entendemos que es una realidad en la que hay que saber vivir, también políticamente estamos perdid@s.

  10. nokeo dice:

    En el plano comunicativo yo creo que la apuesta de Lara es bastante sencilla teniendo en cuenta las audiencias y los ingresos publicitarios. También hay que señalar que se apuntara en esa estrategia (la de las audiencias) otro canal, como Cuatro, posteriormente.

    En el plano político, creo que también es sencillo. Si tienes una oportunidad la tienes que aprovechar. Antes de aparecer en los grandes medios Pablo Iglesias se ha sabido construir una imagen (creo que merecida) de buen orador y comunicador con proyectos como La Tuerka o Fort Apache, tertulias políticas con más pluralidad que todas las del arco mediático (grandes medios), donde se ha rodeado de periodistas y políticos que quizás también hayan facilitado ese paso.

    Ahora vendrán los siguientes pasos. Convertirte en uno más del fatídico pimpampún mediático o saber construir algo desde ahí.

    Y sobre IU, creo que no ha sabido arriesgar en tiempos que merece la pena arriesgar. Quizás el nuevo equipo (con Alberto Garzón) sepa y pueda estimular nuevas fórmulas, especialmente comunicativas, para apuntalar una izquierda con real participación y decisión política.

    Y soy optimista en los nuevos puntos de partida y las nuevas caras, que deberán confluir en apuestas políticas conjuntas. Para darnos de hostias siempre hay tiempo.

  11. Jesus Garcia dice:

    Todo esto está muy bien, pero vamos poniendonos ya de acuerdo para estar preparados. Cuando llegue la debacle y vuelva a ganar el PP las generales, le echamos la culpa a IU que no se ha disuelto, vale?

    • Twistedpalo dice:

      En tu plantaeamiento hay una cantidad de argumentos falaces tal que me sangran los ojos, colega. Salud.

      • Jesus Garcia dice:

        Si en mis dos líneas y media ves argumentos (falaces o no), ya lo entiendo todo. Sólo hablaba de esperar leyendo a Lampedusa

  12. ozewi dice:

    El post es interesante pero adolece lo mismo que tantos otros: asumir que Pablo es líder de Podemos, cuando en realidad no es más que un representante. Ese, por cierto, es el error habitual de la política: los representantes se creen líderes y pasan de actuar en nombre de la gente a pretender guiarla.

    • Twistedpalo dice:

      Todo eso que vd me dice estaría muy bien si yo hubiera analizado a Podemos, pero no lo he hecho.
      He establecido un análisis sobre Pablo Iglesias partiendo de unas premisas de la filosofía situacionista y la posibilidad de que esas premisas hayan sido superadas-

  13. il gatopando dice:

    Estoy lejos de ser un experto pero intuyo que Guy Debord escribió su libro cuando en Europa los canales de televisión eran aún, todos ellos, públicos. En España, casi ni eso. Lo que quiero decir es que hoy el factor clave en cualquier canal de tv privado es uno: el índice de audiencia. Un elemento que no aparece en el análisis del blog. La aparición de Pablo Iglesias en los debates -llamémoslos así, para entendernos- aumenta la audiencia y con ello el beneficio empresarial en unos medios muy encorsetados en lo que se refiere a su exposición de la política española. Es lo mismo que sucede con El Intermedio. Hay una audiencia potencial que no se siente representada en los mensajes de los políticos del viejo régimen y, traducido al lenguaje empresarial, supone una suculento potencial de beneficio. Lo mismo sucedería en la radio si se concedieran licencias a grupos que dieran cancha a representantes de la “nueva política”. Veremos qué sucede cuando ésta se convierta en una amenaza real e inmediata para la política de siempre y los empresarios televisivos sufran las presiones cada vez más desesperadas de los intereses creados.

  14. […] Be water, my friend […]

Responder a Don Ricardo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *